Economía Solidaria

 El otro día fui a una tienda de electrodomésticos y vi a una pareja- que desde mi punto de vista estaban recién casados o pronto se iban a casar- discutiendo la forma de pago de la televisión que querían comprar. La conversación sonaba algo así:

—Mira, mi amor, es mejor pagar cada mes un poquito y así sale mejor porque vamos a sentirlo menos.

—Yo prefiero pagarlo de un “jalón” y no tener deudas.
—Bueno, sí tenemos el dinero para pagarla ahorita, pero mejor damos abonos. Mira, el letrero dice que son abonos chiquitos. Vamos a pagarla poco a poco.
—Yo quiero que saquemos los ahorros y de una vez ya sea nuestras.
—Pero nos la entregan hoy aunque paguemos por partes. Además, vamos a ahorrar $230 si es en abonos puntuales.
—Suena muy bien


En ese momento se acercó una persona de la tienda y empezó a convencerlos de las ventajas de pagar en abonos, enfatizando el ahorro de los $230. Finalmente, decidieron pagarla en abonos.


Es muy poca la gente que tiene una cajita o una cuenta de ahorro donde cada mes deposite una cantidad de dinero para que, al final de un periodo, tenga el monto necesario para comprarse una televisión. Así, las empresas saben que existe poca cultura del ahorro y se aprovechan de esto. Recordemos que lo que buscan las tiendas comerciales es tener las mayores ganancias posibles y NUNCA tienen como objetivo beneficiar al consumidor- a menos que sea que sea una tienda gubernamental,  que tienen un subsidio y por eso pueden presentar menores precios.

 Me acerqué a ver la televisión y el letrero decía:

$1,895 al Chaz (es decir, pago en efectivo)

$55 semanales

52 semanas

Si pagas puntual: $50 semanales

AHORRAS $230


Vamos haciendo cuentas:

Si el pago se tiene que hacer durante 52 semanas y son $55, el costo total de la televisión será 52x55= $2,860

Si el pago es puntual, se hará durante 52 semanas y se pagarán $50, el costo total será de 52x50= $2,600

El AHORRO se da cuando el pago es puntual Y EN ABONOS. La pareja que quería comprar la televisión no sacó bien las cuentas y creyeron que el ahorro era comparando el pago en efectivo con el pago en abonos. La tienda logró engañarlos.

 Si estos muchachos pagan puntualmente su televisión, van a terminar dándole a la tienda $795 (pues pagarán $2,600 en total en lugar de $1,895).

 Esta es la diferencia que surge a primera vista, pero estrictamente hablando, no se puede comparar el dinero que pago hoy con el que voy a pagar mañana y tiene sentido que la empresa me cobre más si pago en abonos, veamos por qué.

Supongamos que la televisión se compró en enero del 2007 y se va a terminar de pagar la última semana de diciembre del 2007. Imaginemos que esta pareja pagó a tiempo, por lo que le dio a la tienda $50 semanales.

 Si la tienda recibe $1,895 el 1 de enero, los podrá meter al banco y para finales de diciembre, habrá ganado intereses. Actualmente, los bancos están dando una tasa de interés de 7.5% anual. Entonces, los intereses serán $1,895x .075 (dividimos 7.5% entre 100 para quitarle el signo de porcentaje y poderlo multiplicar). Los intereses que ganaría la empresa serían $142.12 pesos. Como no los va a ganar, se los tiene que cobrar al consumidor, el problema es que le está cobrando MUCHO más.

 Queda muy claro que con el pago en abonos, quien gana NO es el cliente, sino la empresa. La próxima vez que vaya a comprar algo en “pagos chiquitos”, piénselo otra vez.


Marigela Orvañanos rscj
Spanish Catalan Dutch English French Haitian Creole Italian Portuguese

 

Visita nuestra Biblioteca Digital

Cuidado de la Casa Común

Documentos

Expedientes

Contáctanos



Tenayuca 350,
Col. Sta. Cruz Atoyac

Del. Benito Juárez,
C. P. 03310. México, D. F.

Teléfonos:
(55) 5688-6336

Localízanos