Economía Solidaria
Hoy en día es complejo pensar en un país que no tenga relaciones comerciales con otras naciones. En un mundo globalizado, donde cada vez estamos más conectados, los bienes cruzan las fronteras con mayor facilidad.

Se dice que los países que permiten el comercio tienen una economía abierta, ya que venderán lo que se produce en el país a otras naciones- a esto se le llama exportaciones- y permitirán que entren bienes de otros países- que son las importaciones.

Si las empresas de un país importan o exportan bienes, es porque tienen alguna ganancia. Veamos un ejemplo: imaginemos que una mañana me levanto de la cama y decido  producir TODO lo que necesito para vivir. Así que salgo de casa y compro el material para hacerme unos zapatos, una camisa y una buena falda; apenas tengo lo necesario para hacer un poco de ropa. Sigo mi travesía y consigo madera porque voy a necesitar una mesa y una silla; en la ferretería compro un martillo, clavos y lijas. Pero no tengo cómo hacer mi comida… Si realmente hiciera esto, me tomaría toda la vida producir lo necesario, porque requiere mucho tiempo aprender a coser y también a lijar… así que me pasaría muchos años aprendiendo lo necesario para producir lo que requiero para sobrevivir.

Es mejor idea que vaya a trabajar en algo que soy buena haciendo, por ejemplo, dando clases y capacitarme para ser una excelente maestra. A cambio de esto, voy a  recibir un sueldo y con ese dinero, iré a  comprar la ropa que una buena costurera elaboró, la mesa que hizo un carpintero de oficio y las tortillas que venden en la esquina de mi casa fabricadas con una máquina que maneja una mujer que saber perfectamente cómo funciona. Así, lo mejor que puede suceder en una economía, es que cada quien se especialice en aquello que es bueno haciendo.  

Pues lo mismo sucede entre los países. Es más eficiente que produzcan tequila en México que en otros lugares. Acá, conocemos muy bien la tierra que se necesita, las plagas que lo atacan, el tiempo preciso para procesarlo. Si en otro país lo quisieran hacer, se tardarían mucho tiempo en saber todo esto y es muy probable que tengan que echar a perder varias veces el tequila, por lo que será más caro para ellos producirlo. Lo mejor es que, como los mexicanos sabemos hacerlo tan bien, lo hagamos acá y lo exportemos.

Puede suceder también que los mexicanos queramos producir algo que no se da muy bien, por ejemplo, las manzanas. Últimamente he visto en los mercados que la mayoría de las manzanas provienen de Estados Unidos. Lo más seguro, es que sea más barato producir las manzanas allá y pagar el flete para que las traigan, que producirlas en nuestro país. En todo esto, el costo de transporte juega un papel esencial en el comercio: entre más bajo sea, mayor será la movilidad de los productos.  

Pero resulta que en nuestro país sí hay producción de manzanas, ¿qué hacemos para que la gente compre la nuestra y no la de Estados Unidos? Algo que se ha implementado para proteger la industria nacional, son los aranceles, es decir, los impuestos al comercio. Lo que podría hacer el gobierno mexicano, es decirle a los productores de Estados Unidos: por cada manzana que entre al país, tienes que pagar un impuesto de $2. Esto hace que, si antes las manzanas costaban $10 ya en un mercado mexicano, pues ahora, van a costar $12, debido a que el productor tiene que cobrar $2 más a quien compre la manzana, para poder  pagar el impuesto arancelario.

Casi todos los países tienen aranceles para cuidar la producción nacional de los precios del resto del mundo. En ocasiones, esto no ha sido muy bueno para los productores, pues como tienen esa “protección”, no han hecho un esfuerzo para mejorar su proceso de producción y siguen ofreciendo algo que es malo y caro. Es por esto, que se ha ido buscando que los diferentes “bloques” del mundo se vayan integrando para reducir los aranceles y que los productores tengan que hacer un esfuerzo por tener buena calidad y bajos precios. Finalmente, lo que se busca es que el consumidor salga beneficiado teniendo bienes baratos y buenos.

Nosotros somos parte del Tratado de Libre Comercio, que se firmó en el año de 1993. Uno de los principales objetivos es eliminar aranceles- impuestos al comercio- para agilizar el comercio. El problema es que muchos analistas dicen que México todavía no está listo para competir con Estados Unidos y Canadá, que necesita más tiempo de protección porque, si estos países pueden producir bienes más baratos y de mejor calidad, los mexicanos dejaremos de producir lo hecho en nuestro país, afectando seriamente la industria nacional y el campo mexicano.

Así que cada vez que compremos algo hecho en otro país, recordemos que estamos dejando de darle nuestro dinero a la industria o el campo mexicano.


Marigela Orvañanos
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Spanish Catalan Dutch English French Haitian Creole Italian Portuguese

 

Visita nuestra Biblioteca Digital

Cuidado de la Casa Común

Documentos

Expedientes

Contáctanos



Tenayuca 350,
Col. Sta. Cruz Atoyac

Del. Benito Juárez,
C. P. 03310. México, D. F.

Teléfonos:
(55) 5688-6336

Localízanos