Economía Solidaria

Estamos enfrentando una crisis de salud que ha tenido un fuerte impacto en la economía. Las calles están vacías, los establecimientos públicos han cerrado, los restaurantes sólo pueden ofrecer comida para llevar, los cines se encuentran vacíos y nadie está consumiendo lo que normalmente suele comprar.

Las autoridades han declarado que esto llevará a una disminución en el PIB, que como se analizó en otro momento, es el Producto Interno Bruto de un país y su cambio porcentual, determina el crecimiento o decrecimiento de una economía. Éste es un primer indicador que conviene tomar en cuenta, sin embargo, el análisis de una economía requiere hilar más fino.

 

Claro que es importante que el PIB crezca, pues si hay mayor producción y se está vendiendo, esto se traduce en un mayor ingreso para la población. Pero, ¿cómo se distribuye eso? El primer indicador que se utiliza es el PIB per cápita, el cual se calcula simplemente dividiendo el PIB total entre el número de habitantes. Pero esto es engañoso, veamos por qué: supongamos que en el país sólo hay 100 personas y que la producción total equivale a $200. En este caso, el PIB per cápita será de $2. El siguiente mes el PIB aumenta a $300 y la población sigue siendo la misma, en este caso, el PIB per cápita ascenderá a $3. Pero el problema es que los $100 adicionales que se generaron, se fueron directo al bolsillo de una sola persona, así que, aunque el PIB per cápita es de $3, en, no todas las personas tienen $3 en su bolsillo.

 

Es más, puede ser que el PIB per cápita aumente a $400, pero que $300 se vayan al bolsillo de una sola persona, mientras que las otras 99 se tengan que repartir los $100 restantes. En este caso, el PIB aumentó a $400, el PIB per cápita subió a $4 pero la población se encuentra peor y una sola persona está mejor.

 

Como el PIB per cápita es un promedio, no sirve para hablarnos de la realidad. Es como si dijera: “entre mi hermano y yo, ganamos en promedio $500”. Esto puede ser porque él gana $1000 y yo nada, o porque cada uno gana $500 o porque él gana $200 y yo $800. En los tres casos, en promedio ganamos $500, pero son situaciones totalmente diferentes.

 

En el caso de México, puede ser que el PIB per cápita suba porque Carlos Slim hizo un gran negocio, pero en realidad, sólo él tiene más dinero mientras que el resto de los mexicanos se encuentran en una situación de más pobreza.

 

Es así como el crecimiento económico no es suficiente para elevar el nivel de vida, tenemos que analizar la distribución del ingreso, es decir, cómo se reparte entre la población el ingreso.  En los siguientes artículos analizaremos a fondo cuáles son los indicadores que se usan comúnmente para medir la pobreza y que sí la distribución del ingreso. Esto se relaciona directamente con lo que se denomina el  desarrollo, el cual mide la calidad de vida de los pobladores. Entonces, si el crecimiento económico viene acompañado de un mejor nivel de vida, podemos hablar de que se está dando crecimiento y desarrollo.

 

Es esencial que un país crezca, esto es, que su PIB aumente. Pero esto no es suficiente, también es necesario que ese crecimiento se distribuya entre la población- esto NO lo refleja el PIB per cápita, pues es un simple promedio- y entonces se mejorará la calidad de vida de los pobladores, para poder hablar así de una etapa de desarrollo.

 

De esta manera, el país enfrenta un tiempo de recesión, de desaceleración del PIB- es decir, crecerá más lento o incluso decrecerá- y de menor desarrollo y calidad de vida para los mexicanos.

Spanish Catalan Dutch English French Haitian Creole Italian Portuguese

 

Visita nuestra Biblioteca Digital

Cuidado de la Casa Común

Documentos

Expedientes

Contáctanos



Tenayuca 350,
Col. Sta. Cruz Atoyac

Del. Benito Juárez,
C. P. 03310. México, D. F.

Teléfonos:
(55) 5688-6336

Localízanos