Economía Solidaria

  Empezamos el 2009 con Estados Unidos, nuestro vecino y principal socio comercial, habiéndose declarado oficialmente en estado de recesión.

Algunos economistas coinciden que un país entra en recesión cuando en dos trimestres consecutivos disminuye el Producto Interno Bruto, mejor conocido por sus siglas: PIB.

 El PIB es el indiciador más importante de la actividad económica de un país, ya que refleja el valor total de la producción final de bienes y servicios dentro del territorio nacional en un periodo de tiempo, normalmente un, mes, trimestre, semestre o un año, sin importar si los dueños de esa producción son personas del país o extranjeros.

 El otro día fui a una tienda de electrodomésticos y vi a una pareja- que desde mi punto de vista estaban recién casados o pronto se iban a casar- discutiendo la forma de pago de la televisión que querían comprar. La conversación sonaba algo así:

—Mira, mi amor, es mejor pagar cada mes un poquito y así sale mejor porque vamos a sentirlo menos.

—Yo prefiero pagarlo de un “jalón” y no tener deudas.
—Bueno, sí tenemos el dinero para pagarla ahorita, pero mejor damos abonos. Mira, el letrero dice que son abonos chiquitos. Vamos a pagarla poco a poco.
—Yo quiero que saquemos los ahorros y de una vez ya sea nuestras.
—Pero nos la entregan hoy aunque paguemos por partes. Además, vamos a ahorrar $230 si es en abonos puntuales.
—Suena muy bien


En ese momento se acercó una persona de la tienda y empezó a convencerlos de las ventajas de pagar en abonos, enfatizando el ahorro de los $230. Finalmente, decidieron pagarla en abonos.


 Se acerca el fin de año: los aguinaldos, la visita de los migrantes, los regalos, las comidas y cenas con la familia y los amigos y, por supuesto, las compras navideñas.

Muchas tiendas están anunciando que “reembolsan” cierto porcentaje de las compras al consumidor. Al escuchar esto, podemos pensar que son muy generosas, pues nos van a regresar parte de lo que gastemos ahí. Sin embargo, esta técnica se conoce como “compras atadas” y a quien beneficia es a la tienda. Veamos te qué se trata y por qué no son tan bondadosos quienes implementan esto.

En los últimos días hemos escuchado en las noticias que “el sistema bancario y financiero de Estados Unidos está en crisis”; pero, ¿cómo funcionan los bancos?

Cuentan que hace varios siglos, en los pequeños pueblos, la gente guardaba su dinero en su casa, tal vez abajo del colchón o escondido en un lugar seguro para que nadie se lo robara. Al paso del tiempo, apareció una persona en el pueblo- imaginemos que se llamaba Rodrigo- que construyó un lugar seguro en su casa donde la gente podía ir a guardar su dinero. Además, Rodrigo era de fiar y todos sabían que no se iba a robar sus ahorros. La gente del pueblo empezó a llevarle a Rodrigo el dinero para que estuviera seguro. 

¿De dónde se obtienen los datos de la inflación?

 Conocer la inflación resulta sumamente útil. Su uso más común es para saber cómo van cambiando los precios en el país, por ejemplo, si la inflación de enero a junio fue del 8.36%, quiere decir que, lo que en enero compraba con $100, para junio necesito 108.38 pesos para comprar lo mismo. 

A continuación se presentan noticias recientes de nuestro país que se pueden explicar con las herramientas de los tres artículos anteriores:

ARTÍCULO 1: ¿POR QUÉ SUBEN LOS PRECIOS?

NOTICIA DE DE LA JORNADA DEL 7 DE MAYO DEL 2008

 Productores de carne de pollo, res y cerdo elevan los precios hasta en 53%

 * Bachoco subió $2 el kilogramo a mayoristas; 26 kilos al año, consumo per cápita del producto

 Víctor Cardoso y Julio Reyna Quiroz

 Productores de carne de pollo, res y cerdo provocaron en los pasados cinco días una escalada de precios en los productos al consumidor final, que en algunos casos ya alcanzan incrementos de 53 por ciento.

 Tan sólo ayer, el corporativo Bachoco, el más grande productor de carne de pollo en el país, anunció a sus distribuidores al mayoreo una alza de 2 pesos en la variedad de pierna y muslo, con lo que en el último mes este alimento pasó de 17 a 26 pesos por kilo.

Hace unos días le pregunté a mi sobrina de 5 años: “Isabela, ¿quieres un chocolate ahorita o dentro de una semana?” Como era de esperarse, me dijo que quería el chocolate en ese momento, pues normalmente preferimos el consumo presente al consumo futuro. Entonces le pregunté: “¿Quieres un chocolate ahorita o dentro de una semana te doy una caja de chocolates y dos gansitos?” Entonces mi sobrina dudó y me dijo: “Está bien, me espero y la próxima semana me das todo lo que prometiste”. Estuvo dispuesta a retrasar su consumo porque iba a recibir un premio.

Lo mismo sucede con el dinero: para que esté dispuesta a no usarlo hoy, depositarlo en un banco y utilizarlo dentro de un tiempo, me tienen que dar un premio: los intereses. Al porcentaje que me darán se le llama tasa de interés pasiva. Así, si hoy tengo $100, estoy dispuesta a no gastarlos y depositarlos en un banco porque sé que a fin de mes me van a dar $110.  Entre mayor sea el premio, mayor será el dinero que voy a querer depositar, por ejemplo, si el banco me dice que por cada $100 pesos que deposite me va a dar $30 al mes, entonces procuraré quedarme con la mínima cantidad de dinero para llevarlo todo al banco y a fin de mes tener grandes ganancias. De esta manera, a mayores intereses, habrá más depósitos, menos dinero en las manos de los consumidores, menos demanda y, como se explicó en el primer artículo, menores precios.


  Hay algunas personas que dicen que sería bueno que volviéramos a vivir bajo el esquema del trueque en lugar de utilizar dinero.

Empecemos viendo cómo funciona el trueque en un caso ideal: yo produzco jitomates y Paula produce zapatos. Si quiero conseguir zapatos, lo primero que tengo que hacer es encontrar quién los produce. Por fin, encuentro a Paula y nos ponemos de acuerdo: si le doy 10 kilos de jitomates, ella me dará a cambio un par de zapatos.

Este es el caso ideal, se da la doble coincidencia, es decir, que yo quiero lo que tiene Paula y ella quiere lo que yo tengo, entonces se da el truquee. Pero es común que se dé el problema de la doble coincidencia, que consiste en que no coincida que lo que yo tengo sea lo que quiere la otra persona y lo que la otra persona tiene sea lo que yo quiero. En el caso de nuestro ejemplo, puede suceder que yo quiera los zapatos que produce Paula, pero Paula no quiera jitomates, sino que necesite papas. Entonces, tengo que buscar a alguien que tenga papas y quiera jitomates. Por fin, encuentro a Patricio, le doy mis jitomates, me da sus papas y voy a buscar a Paula para darle las papas y finalmente tener mis zapatos.

POR QUÉ SUBEN LOS PRECIOS?

El otro día fui al mercado sobre ruedas que está cerca de mi casa y me llamó la atención cómo todos los letreros con los precios de las frutas y verduras estaban tachados. Lo que una semana antes costaba $10 el kilo, ahora costaba $12. Todos hemos experimentado algo así: llegamos con el dinero exacto para comprar algo para comer y resulta que ya subió de precio. Pero ¿qué es lo que hace que aumenten los precios?
Los precios están determinados por:

La demanda.- son las combinaciones de las cantidades de un bien o servicio y el precio que estoy dispuesto a pagar, por ejemplo, por 1 paraguas estoy dispuesta a pagar $10, por 2 paraguas, estoy dispuesto a pagar $20; por 3 paraguas, estoy dispuesto a pagar $30. Tiene que ver con los consumidores o compradores.

Spanish Catalan Dutch English French Haitian Creole Italian Portuguese

 

Visita nuestra Biblioteca Digital

Cuidado de la Casa Común

Documentos

Expedientes

Contáctanos



Tenayuca 350,
Col. Sta. Cruz Atoyac

Del. Benito Juárez,
C. P. 03310. México, D. F.

Teléfonos:
(55) 5688-6336

Localízanos